CABECERA IMAGENES

ULTRA TRAIL - XIX Edicion LXVII Millas Romanas



Localidad: Mérida
Salida y llegada: Mérida (Badajoz)
Fecha: 21 de abril de 2017
Distancia: 102,51

Tiempo total: 15:32
Velocidad media total: 6,6
Dificultad: Difícil por la distancia
Circular: Si
Caminantes: Ferreiro2008.
Precio: 40€  - Regalo 1 camiseta

GPS Garmin Oregon 400t
Intervalo de grabación: 3
Época: Todo el año.
IBP: 398 RNG

Itinerario wikiloc:                            Fotografías georeferenciadas (401):



Hora de salida: 21:05                 Hora de llegada: 12:31






 Le gustaron los estandartes


 Recogida de dorsal

 Recogida de chip

 Entrega de bolsa para La Zarza


 Camino de la salida


 Esperando para el primer sello


 Foto obligatoria. 


 ¡Ave Cesar!

 Es el que más disfruta


 Compañeros de mi tierra


 Los escobas. Vuelvo a salir en el final

 Menudo todo lo que tengo por delante

 El arco de Trajano

 La gente va saliendo





 Mientras vamos saliendo voy sacando algunas fotos


 Cinco minutos despues llego a la salida

 ¡Esperad por mi!



 Está anocheciendo y no hay luz pública

 Hay tiempo para todo




 ¿Nos vamos alejando o nos estamos acercando?

 De noche es imposible hacer fotos



 La cena Demasiado temprano




 Fiestaaaaa

Bajada muy complicada


 El desayuno. Este si me apetece. 



 Amanece subiendo a la calderita. El problema. Llueve


 Terreno tecnico. Hay que hacerlo tranquilo




 Charla animada.


 Segundo control sorpresa

 Ahora toca subida al castillo


 Hay que ayudarse de manos y pies




 A partir de aqui todo llano




 Ya no queda nada




 Ahora es solo correr

 Este camino necesita una limpieza




 Fabrica de la luz


 La alegria de estar terminando

 ¿Agua milagrosa?

 ya se divisan los primeros puentes de Mérida

 El puente romano


 Me esperan


 Chocando las manos de los participantes

 Y si no aplaudiendoles


 Ya aparezco al fondo

 Va tirando de mi. Tiene más prisa que yo



 El final


 Posando para la foto


 Ya se vá con el premio

 Y claro ¿Quien tiene el premio?

Ya con tranquilidad comer algo

Y no solo yo


 Comentar incidencias de la prueba


 Llegada de otros compañeros

















Deberia poner el año de la prueba

Por séptima vez consecutiva voy a intentar de nuevo realizar esta prueba. Para mí una de las más difíciles de las que realizo al transcurrir en su mayor parte por terreno llano. A ver si este año consigo terminarla, en los ultimos cinco años la termino un año y abandono al siguiente. Este año llevo una mala espina, llevo unas semanas con un neuroma de mortom en el pie izquierdo, voy con medicación y hace unos días me infiltraron para solucionar el problema pero este dolor persiste, y en algunos tipos de terrenos los dolores se intensifican bastante. Ya sufrí bastante en Padrón y en as Neves y este fin de semana no creo que vaya a ser mucho mejor.
Junto con mi esposa, mi hija y mi nieto nos dirigimos directos al polideportivo Diocles para recoger el dorsal, el rutómetro, la camiseta que nos regalan y firmar el pliego de descargo. Una vez realizado nos dirigimos al hotel para descansar un poco del viaje pegarme una buena ducha, ponerme la ropa de faena y una buena cena a base de pasta para afrontar este nuevo reto. Seguidamente nos dirigimos a la plaza para como en los años anteriores tomarme un buen café en la plaza en el bar Arcade y después a poner el primer sello de control en el rutómetro y disfrutar del ambiente que allí teníamos. En principio estamos inscritos para realizar las LXVII millas 630 participantes.
Este año repetimos salida desde el arco de Trajano, y al igual que el pasado año decido salir en la cola del pelotón. Tan atrás que no me entero de nada, yo estoy a lo mío jugando con mi nieto, y cuando lanzan el cohete todavía me tocará esperar más de 5 minutos para pasar bajo el arco de salida. Me despido de mi familia y nos ponemos en marcha. Tengo que acelerar el paso, que vergüenza, nadie espera por mí.
Poco a poco vamos avanzando y llegamos al puente donde de nuevo tenemos la bonita estampa de las antorchas iluminándonos el camino y deseándonos suerte, este año creí que no lo tendríamos, siempre coincide en el puente romano y este año cambiaron el recorrido con lo cual por allí entraremos dentro de un montón de horas.
Una vez sales de Mérida toca encender los frontales, y a pesar de que vamos andando llevamos un ritmo endiablado. Llego al primer avituallamiento en el lago de Proserpina a una media superior a 7 por hora, apenas hay cola para sellar, un vaso de agua y sigo camino. No vale la pena perder mucho tiempo. Continuo el camino, en el kilometro 20 tenemos la cena, y hay que seguir. Llego a Mirandilla charlando con unos y otros compañeros, tenemos tiempo de sobra para contarnos nuestras batallitas. Sello, cojo algo para cenar (un vaso de sopa, tortilla y macedonia descartando la pasta que ahora mismo no me apetece. Todavía estoy haciendo la digestión de la cena. Si fuese dentro de unos kilómetros seguramente me comería todo pero a esta altura para mi todavía es muy temprano. Por ahora no tengo molestias en el pie, es lástima que sea todo subida, de lo contrario intentaría trotar un poco. Poco a poco voy pasando a varios compañeros, unos fácilmente, pero otros van en grupo y no son capaces de dejar sitio para que los que son más rápidos les pasen. Y algunos cuando les paso en una subida cuando llegan a una zona más llana pegan una carrera, me pasan y al poco volvemos a las andadas, toca pedir de nuevo para pasarles. Hay que pensar también en los demás. Paso Los kilómetros van pasando casi sin enterarme, paso Cornalvo y el pie cada vez me da más molestias, así y todo troto algún que otro metro en las bajadas llevo buen ritmo y viendo mis tiempos creo que puedo conseguir realizar los 50 kilómetros en 7 horas. Aunque al final no lo consigo. En todos los avituallamientos recargo los bidones y cojo algo para comer, la mayoría de las veces lo guardaba y lo comía kilómetros después cuando me apetecía. Antes de Villagonzalo tuve un problemilla con una piedra que me obligó a descalzarme en varias ocasiones. Por más que la buscaba no conseguí verla por ningún sitio,
Llego a Villagonzalo, sé que a partir de aquí empezará la parte "más dura", lo que son las subidas. En principio tendremos tres subidas, una antes de La Zarza y las siguientes antes de Alange. Esta primera subida es muy fácil de hacer, lo único complicado eran unos metros de la bajada que hubo gente que tuvo que hacerla sentado. No vendría nada mal una cuerda para ayudarse e la bajada. Se deben intentar minimizar todos los riesgos de los participantes. Todavía de noche llego a La Zarza, veo unas marcas y las sigo, llego a un cruce y no veo nada, el GPS me indica que había que girar a la derecha, pero vienen más compañeros y me dicen que atrás no hay marcas, que tiene que ser por aquí. Al rato de no ver nada decido navegar y buscar el camino sin volverme atrás, voy por varias calles y al final vuelvo a encontrar el camino correcto. Llego al multiusos y después de sellar, coger un desayuno bien completo y pedir la bolsa con ropa limpia procedo a cambiarme y desayunar. Dejo el frontal y cojo uno sencillo ya que pronto amanecerá y no es necesario ir muy cargado. Aquí debería haberme cambiado las zapatillas, pero iba muy cómodo con estas y decido seguir con ellas. Total solo faltan unos35 kilómetros para terminar. Sigo el camino tranquilo y comiendo un buen bocadillo, y al poco que se pone a llover. No llovía muy fuerte, pero era una lluvia constante. Ahora me alegro de no haber dejado el chubasquero en la bolsa como había sido mi primera intención. Poco a poco vas avanzando y empiezas a subir la calderita. Aquí las señales también eran muy confusas, mi suerte fue que otros compañeros venían para atrás ya que siguiendo esas marcas no llegaríamos a ningún sitio. GPS al canto y volvemos a ver las marcas. En esta zona tuvimos problemas con las marcas en varios sitios, para mí la zona peor marcada de todo el recorrido. La subida se hizo relativamente fácil. Fue peor la bajada, mucha piedra, mi pie que me duele bastante, las zapatillas muy desgastadas en estas piedras que resbalan y hay que saber muy bien en donde poner los pies. En esta bajada me dijeron unos compañeros que fui como un tiro. Puede ser. No lo sé. Lo hice a mi ritmo. Nos acercamos a Alange y nos encontramos con el segundo control sorpresa. Una pequeña subida (no subimos hasta el castillo) y una bajada bastante mas fácil de hacer que la del año pasado y ya nos encontramos en el avituallamiento. Ahora prácticamente es todo plano hasta el final. A pesar del dolor del pie todavía hice unos pocos tramos trotando, veía que podía mejorar el tiempo realizado el pasado año y tenía que intentarlo. Paso el último avituallamiento y tirando para meta, hablo con mi familia diciéndoles la hora prevista de llegada y todavía me encuentro con un avituallamiento extra con agua milagrosa. No me apetecía probarla. A saber que tendrían allí dentro.
Ya veo el puente romano con lo cual nuevo aviso a la familia diciéndoles en donde estaba, ellos ya me estaban esperando a la altura del templo de Diana. A partir de aquí me dirijo en su compañía hasta la llegada. Aplausos de la gente que allí se encuentra y consigo terminar mi vigésima quinta marcha organizada de 100 kilómetros. Muchas gracias.
Mi nieto se encarga de recoger mi quinto miliario, está todo contento.  El no todos los días consigue un trofeo y que le saquen una fotografía. Lo que no hay es diploma, habrá que descargarlo después de internet. Como algo de lo que allí tienen a nuestra disposición (bueno una parte se lo come mi nieto), al hotel para darme una buena ducha y buscar un restaurante para comer. Después de comer me voy al hotel a descansar un par de horas y mi esposa se encarga de acercarse al pabellón a recoger mi bolsa y después un paseo por la Mérida milenaria mientras veíamos llegar algunos compañeros. Veintitantas horas y ahí seguían. Unos campeones.
Enhorabuena a la organización. En general muy bien. Tan solo indicar unas pequeñas pegas. El marcaje en La Zarza y en la calderita para mí no estaba bien (fueron los sitios en donde nos perdimos varios), la pintura sería bueno que fuese fosforescente para verla mejor, y las cintas deberían tener reflectante por los dos lados. Yo por suerte llevaba GPS y en caso de duda lo utilizaba, debo indicar que fue en pocas ocasiones, pero lo necesité.
Un toque de atención a algunos participantes. Una bolsa vacía pesa y abulta muchísimo menos que cuando está llena, puedes ponerla en cualquier bolsillo que no molesta tanto. Y en La Zarza muchos "se olvidaron" de dejar la basura en las bolsas habilitadas. Debemos pensar que los voluntarios están para ayudarnos, no para limpiar nuestra mierda.    
Acostumbro a dar las gracias a los voluntarios. Si a alguno no se lo dije mis disculpas, nos trataron de maravilla, incluso en algún avituallamiento me encontré con las naranjas peladas. Muchísimas gracias por estar ahí y darnos ánimos en cada momento.
Según esta noticia tomamos la salida de las LXVII millas 635 participantes y al final conseguimos pasar por meta un total de 475 participantes, lo que nos da una tasa de abandono del 25% (uno de cada cuatro), yo finalicé en la posición 82. No está mal. Ahora a recuperarse, la próxima semana me tocan los 101 peregrinos en Ponferrada





 Tambien participamos en los años 2011 - 2012 - 2013 - 2014 - 2015 - 2016

Otras crónicas: 

Videos:


Video de Isco Fuertes




Video de Javier Romo Mordillo

Clasificación: Chipserena


Ferreiro2008