CABECERA IMAGENES

CONSEJOS PARA REALIZAR 100 KM EN 24 HORAS





Después de haber participado hasta la fecha de hoy en 11 pruebas organizadas de 100 o más kilómetros y después de haber realizado por mi cuenta el  Camino de Santiago Portugués desde Valença (120 km) o el  Camino de Santiago Francés desde La Faba (162 Km) me siento bastante identificado con este articulo que publicó Rubén Marcos en su blog VoyaInternet.com de como preparar una prueba de 100 km y que aquí os presento con su autorización. Pulsa aquí para ver el articulo original.




Desde que participé en mis primeros 100 km en 24 horas, muchas personas me han mostrado curiosidad por saber más cosas de este tipo de pruebas. A casi todos ellos la distancia les parecía un reto excesivo, pero tenían curiosidad por saber cómo se prepara, qué peculiaridades tiene y qué se siente durante la marcha. No les puedo mentir; es un reto exigente y, en algunos tramos, doloroso; pero las sensaciones de la carrera lo compensan ampliamente.

Los 100 km en 24 horas no son tanto una competición deportiva con otros atletas como con tus propios límites. Se trata de llegar, no de cuándo lo haces. Mucha gente piensa en este tipo de pruebas como un maratón extendido, cuando realmente es bastante menos exigente. En una de las conversaciones que tuve durante los anteriores 100 kilómetros, otro participante me comentaba que se sentía mucho mejor en este tipo de pruebas que en una maratón, ya que para éstas le bastaba con mantener una buena condición física sin necesidad de mantener un plan de entrenamiento tan estricto. Porque, aunque parezca un desafío inalcanzable sobre el papel, para participar en los 100 km en 24 horas con ciertas garantías de éxito basta con mantener una buena condición física, tener una importante fuerza de voluntad y tener en cuenta una serie de recomendaciones y aspectos prácticos que nos mantengan en buenas condiciones durante la ruta. A un ritmo de 5 kilómetros por hora a pie, bastaría con 20 horas para completar el recorrido, lo que nos deja cuatro horas para planear descansos, paradas o reducir el ritmo en determinados tramos.
Lo que nos hará llegar a la meta de estos 100 km en 24 horas serán dos cosas: nuestras piernas y nuestra fuerza de voluntad. Las primeras tendrán el máximo protagonismo durante las dos terceras partes de la carrera, mientras que a partir de ahí -mientras nos quede algo de fuerza- la cabeza será la que nos empuje a seguir hasta el final.  
Puede llegar un momento (los vi y los padecí) en que la sensación de cansancio nos haga pensar en la retirada. Un buen método puede ser un descanso en el próximo avituallamiento y hablar con los voluntarios que están allí. Esto nos puede ayudar a recuperarnos un poco para poder continuar, si después del descanso vemos que seguimos igual de agotados seguiremos teniendo la opción de dejarlo para otro año o para otra prueba. Yo personalmente no es la primera vez que hago paradas superiores a media hora y estas me hacen mucho bien. 

Consejos para los 100 km en 24 horas
No soy un experto en este tipo de carreras, pero sí que mi experiencia de los 100 km en 24 horas Madrid-Segovia de 2011 me ha dejado una serie de consejos para los 100 km en 24 horas que me ayudarán a preparar el desafío de los 100 km en 24 horas de Colmenar y que comparto ahora con vosotros.

- Evalúa tu estado físico y busca la carrera que mejor se adapte
¿De verdad estás físicamente preparado para caminar 100 kilómetros? Esa es la primera pregunta que tienes que hacerte antes de intentarlo. Si no caminas o corres habitualmente será casi imposible que puedas afrontar el reto de los 100 km en 24 horas, por lo que competir no te llevará más que al sufrimiento. En ese caso, quizá marchas más cortas parecen un objetivo más realista. Están al alcance de prácticamente todo el mundo. No se olvide al caminar de realizar también subidas y bajadas para que trabajen diferentes músculos.

- Concéntrate y mentalízate:
Los 100 km en 24 horas son un desafío físico muy importante y exigente. Si los quieres afrontar, afróntalos bien. Prepárate físicamente para el reto, no hagas grandes excesos físicos en los días anteriores, evita el alcohol en la medida de lo posible, come e hidrátate bien los días previos e intenta dormir lo mejor posible la semana de la carrera. Los momentos previos a la carrera, en la línea de salida, te darán el toque final de mentalización y concentración que necesitas, pero si no afrontas el reto con seriedad y no te mentalizas adecuadamente, ese plus de energía previo no será suficiente.  No olvides asegurarte de tener las uñas de los pies cortadas.


100 kilómetros Madrid-Segovia

El subidón de adrenalina en la zona de salida te ayudará a motivarte.

- Prepara bien el material:
El desafío es importante, así que asegúrate de que el equipo que utilices te ayude al máximo. Estudia bien el recorrido, el pronóstico del tiempo y la ropa que puedes necesitar en él, teniendo en cuenta que por el día hará mucho calor y por la noche refrescará. Piensa bien lo que vas a dejar en cada mochila del recorrido para tener que cargar con la menor cantidad de cosas posibles durante la marcha. No estrenes nada de ropa o calzado ese día. Cuida mucho tus pies: prepara unas zapatillas adecuadas y si es necesario cámbiate de calcetines varias veces durante la carrera. Piensa bien en la comida que vas a llevar -aunque la organización provea, siempre te vendrá bien llevar energía encima- y busca cosas que te sienten bien, sean energéticas, se conserven bien y no se estropeen con el calor. Cuida también tu seguridad y tu salud: lleva una linterna frontal y una luz de posición trasera, una gorra y el teléfono móvil cargado al máximo.

- Cuídate al máximo durante la carrera:
Las rozaduras me obligaron a abandonar la Madrid-Segovia de 2011, así que en esta edición voy a tener un especial cuidado con ellas. Aplícate vaselina en cualquier zona del cuerpo que pueda sufrir roces con la ropa y lleva siempre contigo un tubo para aplicarla nuevamente durante la carrera. Las zonas críticas son los pies, la entrepierna y los pezones. El sol será también un problema. Aplícate crema solar frecuentemente y asegúrate de llevar una gorra. A través del sudor perderás mucha agua. Aunque no tengas sed no olvides beber durante la carrera, rellenado en cada avituallamiento para evitar golpes de calor o deshidratación. Ante cualquier dolor, por pequeño que sea, no dudes en hablar en los puntos de descanso con los enfermeros y médicos voluntarios de la organización si los hubiese. Si algo empieza a doler, evita que vaya a más.

- Alimentación e hidratación:
Durante la semana previa tienes que cuidar especialmente bien lo que comes y bebes. La marcha de 100 km va a significar un enorme desgaste de energías que tienes que ir acumulando durante los días previos. Asegúrate de comer bien y de que tu cuerpo esté preparado para afrontar lo que se le viene encima. Cuida también mucho el desayuno del día de la carrera. Una de las causas más comunes de retiro en este tipo de pruebas es el agotamiento porque te puedes sentir incapaz de digerir los alimentos, incluso puedes llegar a sentir nauseas y vómitos, por lo cual viene bien traer reservas acumuladas previamente.  De cualquier forma intenta comer aquello que te pueda entrar. Todo hace falta.
 La hidratación también será fundamental. Bebe muchos líquidos los días previos y durante la marcha. Siempre que tengas oportunidad. El día puede llegar a ser caluroso y vas a necesitarlos. Piensa también que mientras sudas aparte de agua estás perdiendo sales, con lo cual aumentan las posibilidades de padecer calambres. Intenta comer algo salado durante la prueba. Si te surgen los calambre intenta solucionarlo disolviendo un poco de sal en un poco de agua. El alivio generalmente es casi instantáneo. 

- Es más una cuestión de constancia que de fuerza:
En mi participación anterior en una prueba de 100 km en 24 horas tenía planeado caminar casi todo el recorrido. Sin embargo, la concentración y el hecho de verme al final del grupo hicieron que me decidiera a trotar durante algunos kilómetros para relajar la tensión y moverme por posiciones algo mejores. Me vi bien y lo que tenía que haber sido un pequeño trote para ir soltando los músculos me hizo sentirme muy bien y seguir. Los 10 primeros kilómetros, en poco más de una hora. Los primeros 21 en menos de tres. Me sentía excepcionalmente bien, pero con el tiempo el cansancio se acumulaba y quizá eché de menos esas primeras fuerzas que me dejé en los primeros kilómetros. No competimos por ganar, sino por llegar, así que siempre es mejor guardar y gastar al final que darlo todo al principio y quedarse sin fuerzas en el peor momento. Cuidado con la sobre motivación. Hay que correr con cabeza. Si hay una cuesta, quizá no compense el esfuerzo de hacerla trotando. No reduzcas el tiempo de descanso porque te sientas mejor. La psicología juega un papel muy importante. Se camina tanto con los pies que con la cabeza. Antes de la salida pensamos en terminar, pero durante la prueba lo mejor es ponerse metas más cercanas, el siguiente avituallamiento. Es mejor pensar que tenemos 5 o 10 kilómetros hasta el próximo avituallamiento que pensar que todavía faltan 60, 70 o más kilómetros hasta la meta. Intentar disfrutar del paisaje y de la compañía en todo momento es lo mejor que se puede hacer. 




100 km en 24 horas Madrid-Segovia



Primeros kilómetros de la Madrid-Segovia de 2011. La silueta de los rascacielos de Madrid al fondo.

- Elige bien tu compañía:
Puedes afrontar el desafío de los 100 km en 24 horas solo o acompañado de tus amigos, pareja o compañeros de entrenamiento. Hacerlo en compañía es mucho más divertido, hace el esfuerzo más llevadero y crea vínculos personales entre quienes comparten la experiencia, pero también requiere cierta coordinación. Si decides hacer la carrera en compañía, asegúrate de que tus compañeros de ruta están a un nivel físico y de mentalización similar al tuyo. Si estás en un buen estado de forma, pero tu compañero no ha entrenado o se ha preparado adecuadamente para la prueba tendrás que adaptarte a su ritmo y vendrán problemas. Lo mismo si tú eres el que está a un nivel más bajo. Al intentar seguirlos harán que te canses mucho más rápidamente. Es muy fácil al principio salir corriendo porque estamos frescos, pero al final esas fuerzas que malgastamos pueden sernos muy necesarias. Ojo también con el aspecto psicológico: hay personas que, aunque disfruten la ruta, tienden a quejarse demasiado cuando llega el cansancio, lo que es bastante irritante.

- Evita tener que hacer grandes esfuerzos en los días posteriores:
Una prueba de 100 km en 24 horas es muy exigente y la acabarás con un enorme desgaste físico. Los días posteriores te sentirás reventado y se recomienda que el reposo posterior a la marcha se prolongue por espacio de varias semanas. Necesitas descansar. Si tienes que hacer cosas muy importantes o que requieran gran esfuerzo físico en los días inmediatamente posteriores a la prueba, es mejor que esperes a otra ocasión para afrontarla. Lo mismo si tienes como objetivo una carrera de menor distancia en días o semanas posteriores. No tendrás tiempo ni estarás en condiciones físicas de prepararla convenientemente.

- Que tú entorno corra la carrera contigo:
Los pasos los darás tú, pero habrá muchas otras personas que te apoyen durante tu ruta. Asegúrate que tus amigos y familiares sepan que compites en los 100 km en 24 horas y dales noticias de tus progresos en la ruta. Los móviles con Internet te ayudarán a actualizar tu estado en las redes sociales y a recibir mensajes de éxito. Cada mensaje que te llegue te dará fuerzas para seguir. Y si consigues que alguien esté en algún punto del recorrido para animarte en persona será una enorme carga de moral.
Un punto fundamental, también: Aléjate de los cenizos y de los agoreros mientras prepares la carrera. Quítate de encima a todas aquellas personas que durante el desafío puedan ser negativas, te desanimen o te animen a retirarte. Arruinarán tu moral.

- Habla con otros participantes:
Las conexiones que pueden hacerse en 100 km de marcha son muy especiales. Participas junto con muchas otras personas a las que posiblemente no volverás a ver en la vida. Según transcurra tu marcha, irás formando grupos o juntándote con otras personas. Aunque no les conozcas de nada, ni pretendas seguir conociéndolos en el futuro, esas horas o minutos de camino conjunto crean vínculos. Tengo muy buenos recuerdos de las conversaciones con mis compañeros de carrera de la Madrid-Segovia, aunque no volví a encontrarme con ninguno. Tampoco las conversaciones eran especialmente relevantes: el paisaje, la ruta, la carrera, lo que quedaba por venir, el estado físico, la alimentación… pero sí que me acuerdo con cariño de todos los que hablaron un rato conmigo durante aquel camino. Aprovecha y comunícate con otros participantes. Te hará mucho más fácil el camino y será parte de la experiencia que te quede.

- ¡Disfruta!
¿Tienes que demostrarle algo a alguien o demostrártelo a ti mismo? ¿Por qué? Esta prueba es exigente y te lleva al límite, pero si estás dispuesto a recorrer 100 km en 24 horas es porque lo vas a disfrutar. Si no estás convencido de ello, no te inscribas. Disfruta de tu esfuerzo, del tiempo, de la naturaleza, de los senderos, de las imágenes que verás a tu paso. Toma fotos durante el camino, habla con otros corredores, sonríe a los voluntarios de los avituallamientos y siéntete feliz con los ánimos de las personas que te encontrarás por el camino. Es una experiencia única y maravillosa.

Una experiencia única
Una de las peores sensaciones que puedes tener durante una carrera es la frustración de no haber podido acabarla. En la Madrid-Segovia, me tuve que retirar con cierto sabor amargo. Una de las cosas que más me sorprende al recordarlo es como, en el área de descanso de corredores en que me retiré, veía salir a compañeros de ruta en pésimas condiciones que se enfrentaban a una caminata nocturna que incluía el ascenso de un puerto y- aun sabiendo que posiblemente se enfrentaban a algunas de las 7 u 8 peores horas de su vida en lo que quedaba de ruta- sentir una tremenda envidia de que ellos pudieran seguir adelante.
Yo puedo decir que disfruté muchísimo de cada uno de los 63 kilómetros de aquella experiencia y -tras un año en que no pude hacerlo- estoy deseando repetirla y poder aplicar las enseñanzas de esa primera vez para completar, esta vez sí, la totalidad del recorrido.


Rubén Marcos en su blog VoyaInternet.com
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Del blog "Una ultrafondista principiante" destacaría lo siguiente: La verdad es que es tan complicado explicar con palabras la alegría y la satisfacción que se siente al llegar a la meta en estas pruebas, no son pruebas de un rato duro son pruebas muy largas en las que tienes que tener una capacidad de sufrimiento, de recuperación, de control de tu mente y de ti increíbles...... es la recompensa a todos esos entrenamientos a todo el sacrificio que se hace antes de una prueba, a todo lo que has pasado en el camino, porque en el camino pasas muchos momentos duros, momentos que no se ven en fotos, que no se ven, que la persona que ve desde fuera todo esto no lo percibe ni lo sabe,  pero son momentos de dolor, de mareos tirados en mitad del campo, de vómitos, de heridas, de mucha calor, de mucho frio, de ampollas, momentos en los que lo más lógico sería irte para tu casa, pegarte una ducha y sentarte en el sofá a ver la tele pero tu mente y tu cuerpo quieren, quieren llegar a la meta quieren seguir disfrutando de todo en los momentos buenos que son muchos también y mejores y más satisfactorios que los malos, además si hiciésemos lo que es lógico no seriamos del grupo de los "locos", pero todos esos momentos críticos llevan a momentos de compañerismo de ayuda de unos y otros de largas conversaciones, de apoyo tanto físico como mental, nada hace que te detengas ante tu objetivo, nada, si te encuentras mal, te sientas un rato, tomas lo que necesites y te recompones, cuando piensas que estas acabado, que ya no puedes más, siempre puedes más, siempre, solo hay que darle al cuerpo lo que necesita en cada momento para que responda y siempre puedes más. 
Solo las personas que hacemos este tipo de deportes de larga distancia sabemos lo que es, sabemos lo que se sufre y la felicidad que se siente cuando lo consigues y me alegro de formar parte de ese grupo de "locos"

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Otro aspecto: las ampollas
Uno de los enemigos más peligrosos y molestos a los que tendremos que enfrentarnos en marchas tan largas son las ampollas. Muchos tendrán la suerte de no sufrirlas, pero muchos otros tendrán que aguantar sus estragos y hacer un gran acopio de fuerza para soportarlas.
Las ampollas forman parte de los mecanismos de defensa cutáneos (de la piel) ante agresiones como quemaduras y traumatismos. En este tipo de marchas suelen producirse por un mecanismo de fricción donde zonas concretas de nuestros pies sufren un contacto continuo, dañino y perjudicial que termina derivando en la formación de este tipo de alteración.
Por supuesto hazte con unas zapatillas adaptadas a tu tipo de pie, de pisada y que sean aptas para este tipo de pruebas así como transpirables y un número más grande. Del mismo modo, cómprate dos pares de buenos calcetines y experimenta con ellos las semanas previas a la prueba. Te recomiendo comprar como mínimo dos pares básicamente porque durante la prueba, te los podrás cambiar. El sudor que se pueda acumular supone un aumento de la fricción en el pie así como un reblandecimiento de la piel, lo que favorece la aparición de ampollas. De ahí que necesitemos un calzado y calcetines transpirables, que absorban o actúen contra el sudor.
Del mismo modo, un calcetín mal puesto donde existan pequeños pliegues o unas zapatillas inadecuadas para nuestros pies, pueden generar un traumatismo y un aumento de la fricción que por un lado genera ampollas y por otro, alterará nuestra forma de caminar.
Debéis ser conscientes de que seguramente vais a estar caminando o corriendo muchísimas más horas de las que habéis andado en vuestra vida. Si a ello le sumas la gran cantidad de kilómetros a recorrer imagina la cantidad de daño que van a soportar tus pobres pies.
Por lógica y por estadística, cuanto más tiempo vaya pasando y cuanto peores sean las condiciones climatológicas externas (calor, lluvia, humedad, etc.) e internas (pies mojados o sudados) en relación a tus pies, más probabilidades tendrás de que se te creen ampollas.
Las ampollas que te salen en estas pruebas no acostumbran a ser ampollas "normales". Van a ser ampollas gordas, peligrosas, jodidas. Básicamente porque los participantes pese a que les salgan, van a seguir participando y poco a poco irán yendo a peor.
Aprende a detectar los primeros signos de aparición de las ampollas: dolor, enrojecimiento o cambios de coloración en la piel, molestias en la planta del pie, etc. Si eres capaz de detectarlo y de poner medios para que no vaya a más, te puedes evitar un disgusto.
Yo acostumbro a ponerme una buena capa de vaselina, hay compañeros que se vendan ciertas zonas de los pies e incluso gran parte de ellos. Si lo haces, hazlo bien. Debes recordar que el pie también necesita "transpirar" y el vendaje puede impedirlo. Ten cuidado.

Lo que debemos hacer si hacen su aparición es parar para revisártelas y tratar de solucionar el problema, si no queda mucho para el final de la prueba, plantéate seguir adelante, soportar el dolor y las posibles consecuencias, de lo contrario tal vez lo mejor sea plantearte el abandonar antes de que aparezcan problemas mayores.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Los avituallamientos
Cruciales para recuperarse. Aproveche para comer, beber y recargar los bidones, camel o donde lleves la bebida... Si tienes algún tipo de molestia aprovecha para revisártelo. No te olvides de agradecer a los voluntarios que allí se encuentren el trabajo que están realizando. Son muchas las horas que están allí y también lo necesitan.

Nuestros pensamientos
Muchas de nuestras emociones dependen de cómo interpretamos lo que ocurre a nuestro alrededor. Si has decidido correr esta carrera, no te cuestiones en ningún momento con dudas del tipo ¿qué hago aquí? ¡Qué vas hacer, andar y correr! Los pensamientos de duda provoca que estés más pendiente de lo mal que vas, de lo cansado que te encuentras, en lugar de pensar en todo lo que sí funciona, los kilómetros recorridos o lo increíble que puede ser cumplir con tu reto.
No se trata de pensar que con lo cansado que estoy qué feliz soy. Sólo de que elijas aquellos pensamientos, reflexiones, frases que sean capaces de sumar en lugar de restar, de tirar de ti cuando te sientes débil. La ambición, la capacidad para sufrir y salir airoso no es sólo cuestión de tu preparación física. Si fuera así, todos los que estamos preparados conseguiríamos la meta. Necesitamos manejar un idioma motivacional, con palabras contundentes, decisivas, potentes y motivadoras. Esto todavía es mas importante cuando te pierdes y tienes que volver sobre tus pasos, incluso si es una distancia corta. Cuando estás cansado esto puede ser un golpe psicológico importante, y a menudo puede ser "la última gota” En estos momentos “Soy un crack, puedo conseguirlo, el reto es para mí, mi mente manda sobre mi cuerpo, todavía tengo fuerza, mucha fuerza, soy capaz, claro que puedo, venga vamos. Un poquito más”. Elabora tus frases con tu vocabulario, y vete practicando estas frases en tus entrenamientos.

No debemos olvidar que una ruta de noche se hace totalmente  diferente a la misma ruta del día. Tenemos que tomarla de una forma totalmente diferente, tenemos poca visibilidad (la que nos dará nuestro frontal y poco más), la temperatura será bastante inferior al día y también tenemos que estar preparados para ello.

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Espero que esta entrada que de vez en cuando se va actualizando os pueda ser de utilidad, tanto si estas pensando en hacerla como si ya eres veterano en estas lides. Me gustaría que me contaras tu opinión sobre el artículo, si tienes alguna experiencia en este tipo de pruebas, lo que añadirías a lo aquí expuesto o lo que anularías, de esta forma tendríamos otros puntos de vista sobre este tema tan interesante para los que practicamos largas distancias y podríamos ir mejorando lo aquí expuesto.

Si tienes alguna duda y quieres que intente solucionártela no dudes en ponerte en contacto conmigo e intentaré ayudarte en lo que hasta la fecha me enseñó mi experiencia.


Ferreiro2008

13 comentarios:

  1. Voy a hacer mis primeros 100, te agradezco tus consejos,
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Voy por mis primeros 100 K en la Vulcano UtraTrail en El Volcán Osorno en Chile ,buenos tus consejos y ademÁs los comparto plenamente , no hay que demostrarle nada a nadie sólo disfrutar está posibilidad que la vida me brinda. S saludos desde Temuco Chile

    ResponderEliminar
  3. Voy a por mis primeros 100 Km. en la transilicitana en Elche (Alicante), y a un mes vista estoy muy nervioso y aún no tengo claro si hacerla o no. Soy una persona muy deportista, anteriormente algún triatlon, alguna media, pero llevo un año que me dedico solo a la bici, y este año queria correr la media de Elche pero por fechas me era muy dificil y descubri la "Transilicitana". Me falta un mes estoy entrenando bien, pero no se si es una locura por el poco tiempo de dedicación exclusiva a la prueba. Si al final la realizo ya diré algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucha suerte. Atrevete, si no lo haces siempre te quedará esa espinita. Con un poco de cabeza te aseguro que puedes terminarla. Lo importante es no obsesionarse con los tiempos. la primera es siempre para disfrutar.
      Suerte y ya nos dirás.

      Eliminar
  4. Hola! Alguien se ha atrevido a hacer el camino de Santiago desde Sarria sin parar? Es poco más de 100 kms, pero la dificultad que implica el vagar por esos lares de noche me hace dudar

    ResponderEliminar
  5. Hola! Alguien se ha atrevido a hacer el Camino de Santiago desde Sarria sin parar? Son algo más de 100 kms. Ya lo he hecho tres veces desde diferentes puntos del camino francés, pero nunca de noche. Es seguro? Alguna recomendación extra para afrontar este reto?

    Gracias! Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alfredo: Yo hice el camino desde la Faba sin parar. Yo no tuve ningun problema, ni de dia ni de noche. Es cierto que mi familia estaba pendiente de mi, pero de noche se quedaron a dormir y no los vi hasta por la mañana. Puedes ver todos los detalles en esta entrada, http://www.solopisadas.com.es/2013/07/camino-de-santiago-desde-la-faba-non.html Yo

      Eliminar
    2. Hola Alfredo. Creo que para afrontar este u otro camino del tirón, debe hacerse previamente por etapas con mentalidad "de preparación": localizar los puntos de agua POTABLE, dónde comprar alimentos (horarios apertura) o dónde posicionar coches, grabar en el gps con nitidez todo el recorrido y los cruces (para no perder tiempo buscando marcas, especialmente de noche). Y SIN correr, para fijarse BIEN, y saber dónde y cómo regular el esfuerzo. El puente de Santos hicimos el camino Inglés desde Coruña en 2 etapas con mochila de peregrino (o sea con algo de peso). Mi ventaja (respecto a Ferreiro) es que mi mujer era la de la idea (también hace pruebas de 50 km) y fuimos juntos. Como parte de la preparación para los 100, después de la primera prueba de 50 de 2017, haré estos 80 del tirón. Mi idea es en diciembre hacer el tramo Ferrol-Bruma en 2 etapas. Y después de la 2ª (o 3ª) de 50 km de 2017, y según las sensaciones en los 80 km, ver de hacer Ferrol-Santiago, quizá en mayo. Tengo costumbre de hacer rutas nocturnas (con frontal), siempre en grupo, pero nunca más de 20 km, por lo que es un aspecto a "entrenar". Los tramos nocturnos no se deberían de hacer en solitario, de ser posible.

      Eliminar
  6. Vaya...100% identificada! Después de algunas medias y tres maratones, este año he hecho mi primer 101 Ronda. No tengo palabras para expresar la sensación.Impresionante. no sufrí, no tuve rozaduras, ni ampollas. Mi entrenamiento ha sido hacer las tiradas de 30-35 horas andando. Y dos días corriendo de 8 a 10 kms. Mucha gente decía que así no se entrenaba una ultra, pero yo tenía claro que no iba a correr y que el tiempo de llegada me daba absolutamente igual. Entré trotando (me lo pedía el cuerpo), 21 horas y media (4 kms horribles de barro en esta edición, del 87 al 91 aprox) y sin daños "colaterales". Para mí es peor una maratón, con diferencia.

    ResponderEliminar
  7. Hola. Este verano, el día 24 de agosto para ser más exacta, conseguí mis tan deseados 100kms caminando y trotando un poco en bajadas. Tiempo que necesité: 16 horas 16 minutos. Entreno? nada en concreto, sencillamente caminar mucho cada día del año y alguna que otra salida a correr. He hecho muchas salidas de más de 50kms, en ellas incluidas La Matagalls en menos de 14 horas. He aprendido que no es el entreno físico lo más importante, hay que entrenar la mente y sobre todo no empezar muy rápido. Sensaciones muy buenas, ni una ampolla, ni una agujeta, ni nada de nada. También es importante no hacer paradas de mucho rato, no comer mucho de golpe (ir comiendo muchas veces y poca cantidad) y si hace falta aflojar en algún momento, se afloja, y si te sientes bien trotar en bajadas para estirar un poco las piernas. Pasé los 100kms por culpa de una equivocación de camino y alcancé los 105kms. Una buena cerveza me estaba esperando al llegar. No fue una salida popular, solo fuimos dos personas. Una gran experiencia que seguro repetiré una vez al año.

    ResponderEliminar
  8. Hola. Los consejos están bien, pero el PRIMER problema a superar es la "mala" ACTITUD de algunas Organizaciones que quieren forzar a los participantes a "correr" al principio. Y la falta de Planificación al poner estrechamientos al comienzo dónde se fuerza a ir en fila india, sin permitir que el deportista encuentre su ritmo. El Segundo PROBLEMA es el "minimalismo" imperante (te miran MAL si llevas una mochila con avituallamiento propio, 3 capas y BOTAS) y no enfocarlo como una Travesía "de montaña". Tras varias de 50 km (6 en 2016), en 2017 me propongo, además del circuito de 50 km, afrontar una de 100. El Tercero, y no el menos importante, es la dificultad de planificar un entrenamiento adecuado, ya que las Federaciones (la de montaña en este caso) CARECEN de pautas para orientar a los deportistas (cosa que no ocurre en Atletismo). Lo de llevar (o no) peso en la mochila, dependede si andas o corres. En los entrenamientos, que hago en autosuficiencia, llevo comida, agua y ropa suficiente. A veces son recorridos conocidos y otras dónde sea fácil orientarse sin perder mucho tiempo en ello. Recientemente hice el Camino Inglés desde Coruña en 2 días. Con mochila "de peregrino" (ropa y calzado de repuesto, saco, toalla, comida, agua, botiquín, frontal, gps, pilas, etc), botas y bastones. En total 37 + 44,5 km (9 y 11 h). Ahora el objetivo es hacerlo del tirón (sin el equipo de pernoctar) en el mismo tiempo (o menos) tras las 2 primeras pruebas de 50 km de 2017, como parte del entrenamiento personalizado. Según las sensaciones al terminar, veré si estoy en condiciones de afrontar el reto de los 100. Quizá el ULTIMO problema es el "secretismo" de algunas organizaciones para facilitar el recorrido con alguna anticipación, para poder planificar dónde dosificar el esfuerzo, así como la señalización suficiente en los cruces para no perder tiempo (salvo que quieran que sea una Carrera de Orientación). Sólo en una ocasión tuve ampollas, por el exceso de asfalto (coincidente con las horas de más sol, casi 4 km seguidos). Las botas sujetan mejor el pie que las zapatillas y no hay opción a rozaduras, pero requieren pisos "blandos" (de tierra, prados, bosques, etc). El problema es la "colaboración" de "organizadores aficionados" (AAVV, jubilados "senderistas") que INSISTEN en poner muchos tramos por asfalto, calles y aceras (pistas limpias) o que se pase por todos los nucleos urbanos de los ayuntamientos.

    ResponderEliminar
  9. Hola muchas gracias por tus consejos, podrías aconsejar sobre que zapatillas llevar para la transilicitana?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola. La verdad es que no se que aconsejarte. Por un lado porque nunca participè en esta prueba y no la conozco y por otro lado porque hay más variables a tener en cuenta como por ejemplo el tiempo. No es lo mismo andar/correr con buen tiempo y todo bien seco a andar/correr con lluvia que puede estar todo muy resbaladizo. Si algún compañero se pasa por aquí y te puede ayudar se lo agradacemos. Un saludo

      Eliminar